miércoles, 10 de junio de 2009

Judith Butler


El otro día estuve en el acto que organizó el Instituto de Investigaciones Feministas invitando a Judith Butler. Fue muy interesante. Como hace tiempo que estoy un poco fuera del tema, me perdí que ella ahora está trabajando sobre temas de ciudadanía, relacionando el postcolonialismo con la precariedad de la alteridad. Quizás quienes no sabéis de teoría de género no entendáis de qué estoy hablando. Lo malo de la teoría en los temas sociales es que la gente se cree que, por el hecho de que a en sociedad saben mucho de ella y se deberían enterar. En realidad se trata de un conocimiento especializado, con su propia jerga. Judith Butler es una filósofa que trata el género en relación con los y las grandes pensadoras del siglo XX (y del XXI). Si nadie espera entender a Nieztche o a Hegel en primera lectura, tampoco debería pretender entender a Butler. Por eso quizás es especialmente relevante el impacto que ha tenido. Se dice que es la reina de la teoría queer, a través de la cual ha entrado el activismo queer en España.

Fue muy interesante para mi ver en qué está trabajando ultimamente. Relaciona la precariedad de las vidas lgtb con la de las migrantes, ilegales, desplazados, tercermundistas... Lo único es que me deja un poco de sospecha. ¿Realmente Butler está escribiendo sobre estos temas porque le interesen o es porque el diálogo con el postcolonialismo es obligado? Es legítimo escribir desde la periferia sobre casos muy específicos, pero no desde el centro. Sin embargo, si se está en el centro y se quieren hacer análisis de cierto nivel de concreción y profundidad, creo que lo mejor es hacerlos sobre la realidad más cercana. Creo que el diálogo y el aceptar las aportaciones del postcolonialismo en ese caso se deben a una cuestión más de talante que otra cosa, integrándolo dentro de la propia perspectiva para analizar la realidad cercana y no necesariamente entrar al trapo de las discusiones de filosofía política, etc. que están en marcha. Realmente no sé los motivos de Butler para su cambio de rumbo, pero me hace sospechar...

2 comentarios:

moscacojonera dijo...

Pues yo creo que es por algo que lei en alguna parte... pero no recuerdo donde: que para salir de la situacion que estamos, tenemos que salir todxs, no por "colectivos". Lo comenta también Naomi Klein de sus tiempos de luchas feministas (creo, o lgbt, no recuerdo) en la universidad, y que mientras luchaban por cuotas de representacion (algo que ella simboliza con una "proyeccion de determinadas minorias en el espacio publico") no se habian dado cuenta de que los "poderes" ya habian vendido esa pared en que se proyectaban.

Creo que (acertadamente, para mi gusto) lo que hace es unir su postura a un compromiso politico. Tras un tiempo en que la derecha ha ido sin verguenza (neoliberalismo desde Reagan a la orgia del todo vale en que vivimos) y la izquierda a ido siguiendo las recetas de la derecha, quizás ella se haya sumado a otras posturas...

Es ahora que me doy cuenta que todo esto lo escribo, de todos modos, sin haber leido nada nadita de lo que acaba de publicar Butler.... ejem! :P

Maeve dijo...

Mosca, estoy de acuerdo contigo, aunque parezca que me desdigo. No digo que no haya que sumar solidaridades. Esa es una de las cosas del movimiento queer que más me gusta, de hecho. Pero también creo que eso no hay porqué hacerlo metiéndote a hacer lo que hacen ls demás. Es decir, yo puedo integrar la perspectiva vegeta y la de discapacidad dentro de mi lucha lgtb sin necesidad ni de hacerme vegetariana, ir a manifestaciones por el derecho animal ni hacer acciones de presión/protesta por la eliminación de las barreras arquitectónicas. En vez de eso, puedo cuando cree un centro de atención lgtb poner un menu vegetariano, hacerlo accesible y crear puestos de trabajo para gente con diversas capacidades. Hacer acciones conjuntas, apoyarse en reivindicaciones específicas no es que sea malo, sino que hay que tener cuidado. Se me viene a la cabeza el papel de las lesbianas en la lucha contra el VIH, que ahora no es recordada ni reconocida y además no les ha beneficiado dentro del movimiento...

Pero más allá de todo eso, huelo cierto tufillo a sentido de culpa occidental por los males del mundo, que en algunos casos puede ser otra forma de apropiación, de vuelta de la atención hacia el centro.

Digo todo esto, por supuesto, con el mayor respecto hacia Butler, y como hipótesis, porque yo tampoco he leido su obra reciente.