viernes, 1 de febrero de 2008

Changes, changes


Llevo como un año quejándome de cambios perpetuos. Me han pasado tantas cosas, ha cambiado tanto a mi alrededor que lo normal en mi vida se ha vuelto no saber apenas quién soy ni qué hago. Tampoco sé muy bien quiénes son mis amigos, durante cuánto tiempo lo seguirán siendo, en qué consiste la relación con mi pareja ni qué quiero de ella. Y lo mismo con mi trabajo: ¿Seguiré ahi dentro de tres meses? ¿Realmente me gusta? ¿Me disgusta? ¿Dónde quiero vivir? ¿Cuál es la mejor opción?

2 comentarios:

elenaberenice dijo...

...Y es que alguien dijo que la vida no es más que un borrador eterno... (No sé si me entiendes)

Maeve dijo...

Te entiendo perfectamente. Sólo que yo no cre que sea realmente un borrador, sino que nuestro error está en pensar que hay un punto final, un estado de descanso. Auque si no hay periodos de descanso me pego un tiro!